jueves, 4 de agosto de 2011

La pregunta correcta.

La pregunta sin respuesta no es ¿por qué nunca me llamaste? sino, ¿por qué te llamé yo?


No todas las llamadas postcoitales buscan amor. Así somos los humanos. ¡Sorpresa!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Qué añades a la mezcla?